¿Te atreves a un día sin juicios?

8
7946

Alguien dijo “Si lo quieres ver, míralo; en cuanto lo juzgues ya lo has perdido”.

Últimamente estoy fascinado por la idea de no juzgar, de no tener opinión sobre todas las cosas. Fascinado por la idea de no tener que defender mi punto de vista. Me pirria la idea de sólo mirar, en silencio. Nada más. La idea de escuchar atentamente lo que otras personas tienen que decirme y de hacerlo sin juzgar, sin tener que pensar si eso está bien o está mal. Aceptando simplemente que las cosas, las opiniones, las personas… son.

En medio de esta tendencia que no hace sino consolidarse en mi, de manera sigilosa pero segura, me encuentro hace unos días, dando un paseo por Biocultura, con un libro. Lo tomo entre las manos y el amigo con el que paseaba me dice: Es buenísimo. Cómpralo.

Y así lo hice.

El libro se llama Amar es liberarse del miedo. Y su autor es Gerald G. Jampolsky.

Y ayer ni pude ni quise evitarlo: tenía que inaugurar la primavera así que me fui a la Casa de Campo. Y allí, con un indiscutible olor a flores y con Madrid como testigo mudo al fondo, disfruté de la sabiduría de este libro.

El texto está lleno de hallazgos pero allí me encontré de nuevo esta idea de no juzgar. En concreto en su capítulo siete: Hoy no juzgaré nada de lo que ocurra.

Otros de los capítulos, sobredosis de sentido común para vivir con sensatez, son:

– No soy víctima del mundo que veo.

– Este instante es el único timepo que existe.

– Todo lo que doy es a mi mismo a quien se lo doy.

– El perdón es la llave de la felicidad.

– Nunca estoy disgustado por la razón que creo.

Y mi propuesta para el día de hoy es de las de órdago… ¿Te animas a estar un día entero [sólo un día] sin juzgar?

Sergio Fernández

8 Comentarios

  1. Sergio, maravillosa reflexión y estupenda propuesta… Animo a todo el mundo a llevarla a cabo.

    Se vive mejor y más feliz sin juzgar, sin lugar a dudas…

    Apunto tu recomendación bibliográfica.

    Un saludo

  2. Buenas tardes Sergio,
    Me incorporo con cierta timidez a tus amigos que con tanto cariño se expresan.
    Me animan a la reflexión dos de las frases que nos propones:
    -No soy víctima del mundo que veo
    -Nunca estoy disgustado por lo que creo.
    Me las llevo como trabajo personal
    Muchas gracias
    Eduardo

  3. Hola Sergio,
    me encantan esos momentos en los que te pierdes en medio de un gran parque , entre tanta vegetación y te pones a escuchar tu corazón…te dan tanta energia!!!
    Se sale renovado y si encima te vas con un gran libro como parece ser el que mencionas, esos momentos son mágicos.
    Gracias por esta reflexión,

    abrazos y adelante …!!!! te seguimos!!!

  4. Hay un Sergio, hablando de temas empresariales, que nos interesa porque nos proporcona una visión distinta y muy amena sobre los mismos.
    Pero hay otro Sergio, como el de hoy (que se complementa recíprocamente con el otro), que nos emociona y nos hace seguir pensando…
    ¡Un abrazo a los dos!

  5. Hoy he tenido un día sin juicios, y me siento tranquila….como liberada. Y no tengo ninguna necesidad de hacerlos..Pero me resulta bastante complicado, aunque no imposible, extenderlo a lo largo del tiempo….Lo voy a intentar!!!
    Gracias Sergio
    Saludos
    Yolanda

  6. Hola,
    Solo quiero que sepas que me ayuda mucho todas las cosas que publicas, esta es una más.
    Muchas gracias!

    Un abrazo

    Zadith

  7. Hola. Colaboro como facilitadora en un grupo de autoayuda llamado CECURA (Centro para la curación de actitudes). Gerald Jamposky es el fundador de estos grupos que surgieron en Tiburón California (dirigidos a personas con cáncer) y actualmente hay en diferentes países del mundo abiertos a toda persona cuyo objetivo sea: la paz interior.
    Lo que contiene el libro que mencionas, “Amar es liberarse del miedo”, son los 12 principios con los que trabajamos en las sesiones. En CECURA he visto verdaderos milagros en el proceso de curación de las personas que llegan al grupo. Si cada uno pudiera vivir con conciencia plena al menos un par de estos principios, el mundo sería diferente. Gracias por compartir esta información en tu espacio (que encontré por “causalidad”). Saludos desde México.

Dejar respuesta


× 6 = cuarenta dos