Mejores libros de salud

4
10283

Creo que nuestro estado natural es la salud y que la enfermedad es una alteración de este estado. Creo que nadie puede sanarnos y que somos responsables de nuestra salud. Creo que el trabajo de un médico es colaborar junto a la persona -ni pacientes ni clientes- para que recupere su salud, pero que no puede devolvérsela porque ésta es una responsabilidad individual.

Creo que lo que comemos, lo que pensamos y lo que sentimos influye enormemente en nuestro estado y que la enfermedad es con frecuencia la manera que tiene el cuerpo de decirnos cosas. Creo que el cuerpo primero susurra, luego habla y por último grita. Creo que olvidamos que en este mundo todo tiene una causa y con frecuencia cuando hablamos de salud tendemos a incidir más sobre la consecuencia que sobre la causa.

Creo que hay dos energías que sustentan la vida y sin las cuales no podemos ocuparnos del resto de los aspectos de nuestras vidas: son la energía de la salud y la energía del dinero. Cuando falla alguna de estas dos energías no podemos prestar atención a nada más puesto que son los sustentos de la vida. Creo que no le damos a nuestra salud la importancia que tiene hasta que la perdemos. Por cierto, creo que la salud es un medio y no un fin: un medio para poder hacer lo que sea que queramos hacer en la vida, y no un fin en si misma.

Creo que nuestra salud cuando llegamos a este mundo es como una gran cuenta bancaria donde hay mucho dinero y lo que pienso es que cada vez que hacemos un exceso o simplemente a medida que vamos viviendo es como si fuesemos sacando dinero de esta cuenta. Creo que cuando ya no queda nada, entonces morimos.

Creo que necesitamos entender cómo funciona nuestro cuerpo y nuestra salud y la forma en la que éste se comunica con nosotros así como entender qué podemos hacer para cuidar de nuestra salud durante el mayor tiempo posible.

Hoy quiero compartir contigo algunos de los libros que más me han inspirado en mi camino autodidacta para comprender la salud.

Te aviso que si lees estas obras no volverás a ver las cosas como antes. En tu mano está si tomas la pastilla roja o la pastilla azul…

Alimentos que curan

El gran diccionario de las enfermedades

El código curativo

El tao de la salud y la larga vida

La enfermedad como camino

La medicina del alma

Los secretos eternos de la salud

Obedece a tu cuerpo, ámate

Poder sin límites

Sana tu cuerpo

Sergio Fernández

pd: Te recuerdo que dentro del seminario Vivir con Abundancia hay una parte dedicada a aprender cómo cuidar de nuestra salud de manera fácil.

Banner VCA home IPP_básico

pd 2: Quedan las últimas plazas, literalmente, de la próxima edición que está a punto de comenzar del Máster de Emprendedores.

Banner MDE home IPP

 

pd 3: ¿Conoces nuestro nuevo Máster de Desarrollo Personal?

Banner completa

4 Comentarios

  1. Parece que me lees el pensamiento!! Llevo tres meses muy regular de salud, y de verdad que todo se paraliza…

    Añadiria uno más:

    El cuerpo nunca miente.

    Gracias, siempre de corazón, mil gracias!

    Chuuuuu!!

  2. Hola,estoy muy de acuerdo contigo en que tenemos que ser responsables de nuestra salud,alimentarnos con conciencia y cultivar mente cuerpo y la parte espiritual. sin embargo afirmar que el estado natural de cada uno es la salud es muy arriesgado.soy madre de 2 niños pequeños que están constantemente malos.y soy de las que compro productos ecológicos,soy mas de verduras que de carne y solo toman chucherias en algún cumple porque en casa no entran e incluso hago yoga con ellos. y no me libro de que caigan malos cada dos por tres. por supuesto que van a colegio pero no voy a aislarles en una burbuja. pienso que tienen que ir madurando su sistema inmunologico y hacerse fuertes enfrentandose a virus. y estos siempre estan a nuestro alrededor. de todas formas no quita para que las lecturas sean muy recomendables

  3. Todo esta muy bueno para leer y practicar – Debería difundirlo en forma masiva. felicitaciones por tener los conocimientos y la disposición para enseñar. gracias.

Dejar respuesta


5 − = uno