Top ten primaveral

6
9451

Anoche, después de cenar, tenía pensado seguir escribiendo mi próximo libro. Escribir un libro es como atarse una bola de presidiario a la pierna, acercarse a un precipicio y tirar la bola. Al principio da cierta pereza llevar la bola hasta el precipicio pero una vez que la lances entonces no hay vuelta atrás. Rodarás montaña abajo detrás encadenado a la bola. Muy por encima de tu voluntad la bola tirará de ti de la misma forma que lo hace la escritura de un libro, o cualquier proyecto, cuando ya tiene velocidad de crucero.

En fin, que anoche tenía pensado escribir pero un sofocante olor a primavera que llevaba merodeándome toda la tarde acabó por cautivarme y estuve dividido entre sólo escribir y sólo ser y respirar esta primavera insultantemente intensa que ya empieza a asomar.

Así que conseguí parar la bola y decidí simplemente respirar y ser consciente de que tras meses de plegarias desatendidas mi sueño se había cumplido y este invierno sempiterno de Madrid había emigrado al norte de Europa. Me gusta el calor, no puedo evitarlo. De hecho siempre me he preguntado quién sería el primero que dijo “Mira que bien sitio… ¡Fundemos una ciudad aquí!” Y fundó un lugar como Moscú o Estocolmo. O Madrid…

Me gusta el calor y el olor y la luz del verano y de la primavera.

Así que me puse a pensar qué es lo más maravilloso de la primavera. Este es mi top ten primaveral…

  1. El Parque del Retiro en primavera. Es escalofriante, adictivo, intenso… La primavera se presenta según cruzas su valla con la intensidad de un cuadro fauvista, de un martinete o el amagor de las despedidas cuando sabes que son para siempre.
  1. Dormir destapado o sólo con la sábana pensando en que en breve llegará el verano… ¡Espectacular! O dormir la siesta ligeramente tapado en la terraza, en la playa o, si estás dispuesto a vivir al límite, en un parque. Y hacer todo lo anterior sin culpa…
  1. La sobredosis de belleza que inunda las calles. De repente las personas nos ponemos guapas y las terrazas están llenas de gente 16 horas seguidas al día y yo sólo quiero acercarme a preguntarle a toda esa gente si no tienen ninguna ocupación o algo que hacer…
  1. Hacer el primer picnic de la temporada… ¿Hace cuánto que no haces un picnic con tortilla de patata?
  1. Montar en bici sin forro polar. Vivir sin forro polar. Hace unos años decidí sacrificar un poco de glamour y de estética por algo de confort y me compré una de esas prendas de ropa que parecen fabricadas para escalar el Himalaya para mis desplazamientos en bicicleta con la esperanza de que nadie me reconociera y con el pacto conmigo mismo de que no me miraría al espejo una vez que me la hubiera puesto. La primavera permite guardar las mantas zamoranas con las que nos resguardamos en el armario… aunque a mi en realidad me dan ganas de venderlas y trasladarme a un clima subtropical.
  1. Algo que me fascina de primavera es que antes o después surge la pregunta en torno a una café interminable de domingo de… ¿Hacemos algo este verano? ¡Siiiiiiiiiii! Y entonces me acuerdo de películas de verano como Pequeñas mentiras sin importancia, Vacaciones en Roma, Pauline en la playa o Dirty dancing… o de libros que te ayudan a que siempre sea verano en tu vida poniendo patas arriba las ideas que tenías sobre lo que es trabajar como La semana laboral de cuatro horas.
  1. El melón y la sandía. ¿Existe algo más sabroso y refrescante que un trozo de melón o de sandía fresco cuando llegas a casa en verano?
  1. Soñar, imaginar las vacaciones… Mirar fotos por anticipado del lugar donde irás, escuchar historias, leer reseñas en blogs y hacer todo esto mientas caes en una desesperación silenciosa porque sabes que ni en 100 reencarnaciones podrías visitar todos los sitios que querrías…
  1. La sensación de que otro ciclo de la vida se ha cumplido y que el eterno retorno sigue con o sin nuestro permiso… Y la sensación de que cualquier cosa pasará, incluido el invierno y el frío más atroz, y la certeza de que la vida son ciclos que van y que vienen como en la película Primavera, verano, otoño, invierno, primavera

Sergio Fernández

pd: recuerda que aún puedes inscribirte al próximo Seminario Vivir sin jefe de junio de 2016.

Banner VSJ home IPP_básico

pd 2: ¿Conoces ya nuestro nuevo Máster de Desarrollo Personal?

Banner MDP home PP+pd 3: Ya está abierto el plazo de matriculación para el Máster de Emprendedores

Banner MDE home PP+

pd 4: Ya tenemos fecha para el próximo seminario Vivir con Abundancia

Foto perfil VCA Facebook

6 Comentarios

  1. Hola Sergio,

    Una buena lista de cosas.
    Yo que estoy ahora en Valencia añadiría pasear por la playa sin gente y con una temperatura buenísima.
    Mayo y Junio son mis meses favoritos.
    También me encanta la fruta de verano.
    Que importante es celebrar estas cosas del día a día que tan frecuentemente se nos olvidan.
    abrazo fuerte crack

  2. Comparto tu gusto por la primavera, mi meses favoritos del año, con días largos, en los que todo es un renacer. Gracias por este top ten primaveral.

    Mercè

  3. Sí señor, coincido en todo Sergio! Sobre todo en lo del melón y la sandía, qué auténtico placer 😉

    La primavera tiene esa magia que tienen todos los preludios de algo bueno, ver el sol, sentir el sol y la brisa directamente en la piel sin forro polar ni abrigo ni jersey de algodón, mmm.

    Claro que la primavera en Madrid no es igual que la de aquí en Frankfurt, aquí no es tan cálida, ni tan soleada ni tan alegre, pero con un poco de pensamiento creativo y positivo a veces, cuando cierro los ojos, me siento como en mi Madrid, en una terracita al sol, con mi caña bien tirada y mi ración de tortilla, con mi gente de siempre…
    Viva la primavera! 😄

  4. Estupenda lista. Yo añadiría uno más.

    Leer un buen libro en las costas mallorquinas. Con brisa suave, templada y olor a salitre. Un buen mes para disfrutar antes de que llegue el ruidoso verano lleno de turistas ingleses y alemanes…

  5. De acuerdo en todo …vaya k si ! y yo anadiria tambien escuchar de fondo una buena musiquita chill out y bailarla sin tapujos.Lo k mas me gusta del verano es esa brisa tan deliciosa que comienza con el atardecer.Profundamente feliz de haberte conocido Sergio…y aprendiendo cada dia un pokito mas.Un abrazo desde Israel !

Dejar respuesta


nueve − 2 =