Hace un tiempo que vengo reflexionando sobre cómo definir la sociedad en la que vivimos. Unos la llaman sociedad del espectáculo. Me gusta. Otros lo han llamado sociedad de la información o sociedad del conocimiento. También me parece adecuado.Sin embargo, me quedo con mi propio término: Sociedad del Click.
El pasado sábado me volvió a suceder. Apenas una hora antes de una cita colectiva, algunas personas llaman para comunicar cambios decididos a última hora. También sucede esto con cierta frecuencia en el mundo laboral. Sociedad del click. Es una sociedad instantanea, que no es capaz de tomar decisiones ni de tomar decisiones ya no a largo plazo sino ni siquiera a una hora vista. Mañana no existe. Sociedad del Click.

Resulta relativamente normal escuchar: “En principio sí…”, “Luego te confirmo…”, “Aún no lo sé…”, etc… Sociedad del Click.

En la Sociedad del Click y como consecuencia del fácil acceso a las comunicaciones, la palabra sufre una crisis de credibilidad. Tomamos las decisiones sobre la marcha y no las basamos en lo que realmente sentimos que debemos hacer o en lo que sencillamente a veces debemos hacer.En el caso de que seas de los que normalmente no se compromete a medio plazo o con un día de adelanto, te pregunto ¿En base a qué criterio tomas las decisiones? Si se trata de un criterio fundamentado en tus valores o en tus deberes, no creo que tus circunstancias cambien tanto como para no poder planear con una semana de antelación.

Me reconozco apasionado de Internet y de sus posibilidades pero yo ya he tomado una decisión: no quiero vivir en la sociedad del click.

Sergio Fernández

X