El jueves pasado tuvo lugar la primera reunión de Nice to meet you, el club de emprendedores y mentes inquietas que he puesto en marcha en Madrid.A esta primera reunión asistimos 20 emprendedores y mentes inquietas y debatimos sobre nuestras ideas, negocios, inquietudes… en definitiva, generamos un ambiente donde poder discutir con creatividad y libertad de nuestras ilusiones y proyectos.
Resulta emocionante observar como cuando se genera un clima en el que las personas se sienten libres de pensar en voz alta, las ideas fluyen a borbotones. Esto demuestra que los seres humanos somos creativos salvo que en nuestro proceso de socialización perdamos esta capacidad o salvo que trabajemos o vivamos en entornos castrantes de nuestra energía y capacidad de creación.

En definitiva, no sólo me lo pasé muy bien sino que varios compañeros me aportaron algunas ideas muy valiosas… incluso me regalaron varios libros y audiolibros, que este fin de semana, que he estado impartiendo una formación en Salamanca sobre mi primer libro, he ido escuchando y ojeando a ratos.

Uno de ellos habla del concepto de neovenecianos, sobre el que ya hablaré más detenidamente otro día.

A todas las personas que vinistéis, mi más sincera enhorabuena por arriesgaros a formar parte de algo nuevo, por compartir vuestras ideas, por darme y daros ese voto de confianza.
A las que no pudistéis, os animo a que os paséis el mes que viene por

Nice to meet you… creo que merece la pena!Para acabar, me quedo con un tema que apareció en varias de las conversaciones y que todas las personas pareciamos coincidir en que era de vital importancia: ¿Cómo encuentro ese motor que tire de mi? ¿Cómo encuentro esa motivación que me haga empezar a emprender en el sentido más amplio de la palabra?

Se me ocurren dos preguntas que pueden ayudarte a trabajar este tema:

¿QUÉ HARÍAS SI TUVIERAS TODO EL DINERO DEL MUNDO? Es decir, qué harías si no tuvieras que preocuparte por el aspecto económico de la vida…

La siguiente me encanta: ¿CÓMO ES TU DÍA IDEAL? Defínelo con todo lujo de detalles…

¡Feliz semana!

Sergio Fernández

X