En 1803, Gran Bretaña generó un puesto de trabajo que consistía en apostarse en la costa de Dover con unos primáticos y enviar señales haciendo sonar una campana si veía acercarse a los ejércitos de Napoleon.

Lo sorprendente de esta historia es que el puesto se eliminó en 1945.
Y la pregunta qué te hago hoy es…

¿Cuántos puestos de trabajo injustificados tiene tu organización?

O si lo prefieres, ¿Cuánto talento está desaprovechando tu organización por no ofrecer a las personas oportunidades para que puedan demostrar lo que pueden y deben hacer?

Sergio Fernández

X