Hoy, 12 de febrero, es el aniversario de la muerte de Julio Cortázar.

A Cortázar le debo muchas cosas. La primera es que quizá fue el primer escritor que me hizo darme cuenta de que yo también quería ser escritor. De esto han pasado muchos años, 16 en concreto, pero la primera vez que lei Cuentos de Cronopios y de famas yo supe que algún día me dedicaría a escribir. Lo que por supuesto no podía imaginar es que escribiría lo que he acabado escribiendo…

Hoy es el aniversario de su muerte y me he acordado así, de repente, y aunque tenía otra idea para tratar hoy, he decidido cambiar. Y lo he hecho por un motivo. Se me ha ocurrido que es posible que todavía haya alguna persona que no ha leido Cuentos de Cronopios y de Famas y sólo de pensarlo, una profunda tristeza me ha poseido y me ha animado a hacer este pequeño homenaje.

En el caso de que no hayas leido alguno de los Cuentos de Cronopios y de Famas, o Rayuela, o Bestiario, o La vuelta al día en 80 mundos o cualquier otro de sus libros, has de saber que, en cierto manera, siento una profunda envidia por tu situación.

Y si ya lo has leido y un día te descubres a ti mismo pensando demasiado en términos de “fama”, recuerda que siempre estrán estos cuentos para bajarnos a tierra y para hacernos soñar, cosas que sólo es posible compatibilizar cuando leemos a Cortázar.

Y de regalo, haz CLICK AQUÍ una entrevista que le hicieron a Cortazar en el programa A Fondo en TVE en 1977. Una joya, de verdad.

Y si prefieres escucha sólo uno de sus cuentos, entonces haz CLICK AQUÍ [una intoducción de un minuto y después el cuento…¡brillante!].

Sergio Fernández

X