Hoy he visto Slumdog Millonaire. No es que me guste especialmente dejarme llevar por la resaca de los Oscars pero me habían hablado bien de esta película.

La historia me ha gustado y el director de Trainspotting vuelve a dar en el clavo con una idea brillante y una realización acertada.
Como de costumbre, rescato una idea para Pensamiento Positivo de esta película.
La película cuenta la historia de un chaval de clase baja que gana un premio millonario en el programa de “Quién quiere ser millonario” [50 x 15 en España], ante lo cual la policia sospecha y le detienen por presunto tramposo.
A medida que avanza la película el espectador puede comprobar cómo el hecho de que se sepa las respuestas a las preguntas que le hacen es fruto de la más absoluta casualidad.
Y esa idea me gusta. Y me gusta porque creo que podría explicar mi vida a base de las más aparentemente absurdas casualidades. Me seduce la idea de que lo que hoy pasa, el día de mañana es posible que tenga algún sentido, de que lo que hoy uno no es capaz de comprender, mañana puede cambiar nuestra vida por completo.
Slumdog Millonaire. ¿Buena suerte? ¿Mala suerte? ¿Quién sabe?
Sergio Fernández
X