Decía el protagonista de la exquisita, cuidada, deliciosa y adictiva novela Juegos de la edad tardía que era injusto tener varios pares de zapatos y una sola personalidad.

El pasado fin de semana me acordé de esta frase cuando una amiga me contó su teoría: una persona es lo que dicen sus zapatos de ella.
Puedes arreglarte, puedes ponerte una camisa que no sea acorde a tu personalidad pero el calzado de alguien, el calzado no engaña…
A mi me sigue pareciendo injusto tener varios pares de zapatos y una sola personalidad….Sergio Fernández
X