Recuerdo, y de esto no hace tanto, un tiempo en el que Madrid cerraba por agosto.

Recuerdo un tiempo, no tan lejano, en el que el fenómeno de agosto nos parecía tan asombroso a los que nos quedábamos en Madrid, que, como niños, jugábamos a tumbarnos en las calles porque no pasaban coches. Recuerdo un tiempo, antes de ayer, en el que en agosto costaba encontrar pan en agosto.

Recuero la película de Barrio, de Leon de Aranoa, que describe tan bien eso de ser niño en las afueras de Madrid en agosto…

Hoy, para mi, agosto es algo muy diferente. Aunque cada vez la tendencia es a espaciar más las vacaciones, lo cierto es que me encanta que agosto siga siendo inoperativo laboralmente.

Y por eso mismo, desde hoy me quedo en barbecho. Con frecuencia podemos aprender mucho de la naturaleza, lo que pasa es que los seres que viven en urbes, como el que escribe, lo tienen un poco lejos y por eso se nos olvidan estos mensajes.
Aún así, una de las ideas que me gustan del campo y que trato de aplicar a mi vida diaria es la del barbecho: las huertas, para producir, necesitan descansar.

No se trabaja mejor por trabajar más sino por trabajar mejor. Sé que esto es una tautología pero no es tan evidente como pudiera parecer.

Por ello, hoy declaro oficialmente mi barbecho de verano hasta nueva orden.

Llevo desde el uno de septiembre del año pasado regalando normalmente 4 o 5 veces por semana pensamientos positivos. Espero y deseo que los hayas disfrutado.

Aunque he estado en semibarbechos laborales, lo que recomiendo encarecidamente a todo el que se lo pueda permitir, lo cierto es que esto del blog me ha generado cierta adicción que hoy voy a cesar oficialmente durante el mes de agosto.

Ahora es momento de retirarse a afilar el hacha y por ello te emplazo a que sigas leyendo Pensamiento positivo en septiembre, donde continuaré con mi compromiso personal de seguir regalando pensamientos positivos así como ideas inspiradoras para personas y organizaciones varias veces por semana. Y si crees que se te puede olvidar hasta entonces, recuerda que puedes subscribirte.

Hoy, y por este mes de agosto, te dejo con un par de preguntas, cuyas respuestas estaré encantado de escuchar en los comentarios del blog o en mi email [vía que [email protected] ya sé preferís para comunicaros]:

¿Qué te gusta y que mejorarías de Pensamiento Positivo?

¿Tienes alguna idea que crees que puede mejorar de Pensamiento Positivo?

¡Me encantará escuchar lo que tengas que decirme así q
ue, espero tu respuesta y nos vemos en septiembre!

Y antes de acabar, una última cuestión: nunca pensé que el blog me fuera a dar tantas alegrías. Hay un dicho que afirma “cuanto más doy, más tengo”. Yo he comprobado, gracias al blog, que es verdad.
Por tus subscripciones al blog, por tus emails diarios, por tus comentarios, por leer el blog, por recomendarlo y, sobre todo, por compartir conmigo esta ilusión que algunos tenemos de que las palabras pueden cambiar el mundo.

Porque de hecho, sabes qué, lo hacen…

Sergio Fernández
 
¡Un placer haber compartido este año contigo!
X