¿Tienes una casa con derecho a nevera?
 
Yo le llamo casas con derecho a nevera a aquellas en las que nada más entrar estás cómodo y te sientes con la confianza suficiente para ir a la nevera y cogerte algo.
 
Hay otras cosas en las que por más veces que te repitan que si quieres algo, te quedas como petrificado en el sofá y sólo en un acto de alocado de valentía te atreves a pedir un refresco: “…pero sólo si tienes algo ya abierto, sino no te molestes”.
 
Me gustan las casas con derecho a nevera. Me gusta que no me tengan que decir que me sienta como en casa porque, cuando es verdad, no hace falta decirlo. ¿Y en tu casa, haces lo posible para que sea con derecho a nevera?
 
Sergio Fernández
X