Alguien dijo que no necesitas ser grande para actuar pero que sí que necesitas actuar para ser grande. 

Y esta frase aplica perfectamente a muchos de los miembros de esta iniciativa llamada Hub Madrid a la que me acabo de sumar la semana pasada.

Ya, ya… ¿Pero qué es el Hub? Supongo que estarás pensando… 

Esto es lo que dice la Web de Hub Madrid:

“Una oficina con espacio de trabajo, salas de reuniones y espacio para eventos donde podrás acceder a ideas de negocio sociales, innovación, conocimiento, oportunidades de mercado, inspiración y experiencia […] Es un espacio inspirador para reunirese, trabajar, innovar, aprender y conectar. Estamos creando un centro neurálgico para personas que trabajan en la vanguardia de la economía ética. ¡Estás invitado/a!

En pocas palabras, se trata de un garaje en donde además de poder ir a trabajar, puedes contactar con otros innovadores sociales.

En la reunión a la que asistí la semana pasada, tres miembros del Hub compartieron con el resto de los miembros de la comunidad sus proyectos.

El formato escogido fue el elevator speech, aunque en versión long play de diez minutos, habilitando un tiempo al final para que el resto de las personas asistentes a la reunión pudieran hacer una devolución constructiva a cada uno de los tres ponentes.

Las acciones hablan más alto que las palabras y para mi, que soy nuevo en esto del Hub, esta iniciativa es especialmente locuaz. Primero porque pone de manifiesto la que yo creo que es una de las riquezas del Hub: la red. Creo recordar que fue en el libro Funky Business Forever donde lei que si la ventaja competitiva de tu empresa te hace daño si se te cae en el pie, eso es que no tienes ventaja competitiva alguna. Pues bien, esta es para mi la principal ventaja del HUB: disponer de una red de personas innovadoras y creativas con las que compartir, co-crear y poner en marcha nuestras iniciativas y sueños.

 

Compartir una idea la hace más grande. Y escuchar a las personas adecuadas puede ayudar a encontrar ese aparentemente insignificante grado de diferencia en la ruta que puede cambiar completamente el puerto de destino.

Y eso es lo que hicieron Conchita Galdón [Puentes Global], Constantino Valmaseda [ThinkTwise] y Felipe Broitman [Juega+], que compartieron con nosotros los proyectos en los que están trabajando.

 

En definitiva, que estoy feliz de que iniciativas como esta lleguen a este Madrid.

Ah! …y por si fuera poco, el espacio dispone de salas de reuniones, de siesta, de cocina o de biblioteca pero también de ¡¡¡aparcamiento para bicicletas!!!… ¡casi me emociono cuando me enteré!

Sergio Fernández

Centro de preferencias de privacidad

X
Secured By miniOrange