El pasado sábado impartí junto con Raimón Samsó el seminario Vivir sin jefe: de empleado a emprendedor. Y esto de poder compartir lo que voy aprendiendo por el camino con otras personas y que éstas lo hagan conmigo me parece de lo más estimulante. Un regalo de la vida. Gracias.

El hecho es que aproveché que me acerqué a Barcelona para quedarme allí un par de días más. Y el domingo, mientras buscábamos un sitio donde poder tomar un brunch por el Raval, vi un establecimiento en el que alquilaban motos. Y allí, fascinado frente al escaparate, entusiasmado ante la cantidad de posibilidades que ofrecía, me acordé de la película Caro diario.

Así que cuando llegamos a casa, la busqué y, sin dudarlo, volví a disfrutar de la genialidad de la primera media hora de esta película…

Admiro especialmente Caro Diario porque con unos recursos mínimos consigue emocionarme y hacerme reir y experimentar lo que Moretti siente cuando pasea en Vespa por Roma.

Creo que uno de los mejores regalos que ofrece cualquier ciudad es escoger un momento en el que no haya tráfico, seleccionar algo de buena música y perderse por la ciudad.

En bici o en coche. Lo mismo da. Perderme por barrios que no conozco. Sólo deambular, sin rumbo y con buena música.

Enhorabuena Moretti por entenderlo y por compartirlo así de bien…

Te dejo con mi parte favorita pero te recomiendo que busques el resto…

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=RK8Dr2Wg57A[/youtube]

Sergio Fernández

X