Desde muy joven me ha llamado la atención algo que nos sucede a los seres humanos con relativa frecuencia: nos preocupamos demasiado del “cómo”. Yo, sin embargo, creo que lo único que importa es el “qué”; también que es en lo que deberíamos concentrar toda nuestra atención.

Sólo con el “qué” muy claro, merece la pena pasar a trabajar el “cómo”. De hecho, con un “qué” bien definido, el “cómo” se presenta mucho más fácil de concretar. Si has tenido la fortuna de contar con un “qué” poderoso entre las manos, sabrás de qué te hablo: el “cómo” se convierte en algo irrelevante, secundario, anecdótico.

Hoy te quiero pedir un poco de ayuda. Para un proyecto en el que estoy trabajando estos días, y que espero poder parir después del verano, me encantaría conocer qué es para ti ese “qué” que mueve tu vida. Me gustaría saber qué deseo personal te pone las pilas, cuál es ese sueño por el que saltas de la cama, cuál ese deseo personal [probablemente mucho más grande que tú] que estás luchando por hacer realidad…

También me gustaría saber qué caprichos te darías si pudieras. O cuáles te das cuando puedes…¿ qué haces para cargar las pilas cuando lo necesitas?

A todos los que me ayuden se lo reconoceré públicamente, si así lo desean, cuando el proyecto vea la luz… Os informaré aquí, en pensamiento Positivo.

Si me lo mandas al e-mail, estupendo. Si prefieres publicarlo en los comentarios, mejor aún: así todos podremos aprender más…

Como siempre, ¡gracias, gracias, gracias…!

Sergio Fernández

X