Buscando información para mi próximo libro, me he encontrado con este texto de El club de los poetas muertos.

Y ya que estoy estos días con el tema de la inspiración, esta película es una fuente inagotable de inspiración. Aunque ya la hayas visto, en un segundo visionado, seguro que le sacas miga. Yo es algo que hago a menudo cuando me ha gustado una película o un libro: me cito con ellos de nuevo pasado un tiempo para ver qué tenemos que decirnos…

¿Recuerdas esta parte de la película que dice así…?

“¿Por qué me he subido a esta mesa?

Para recordarme que hay que tenemos que ver constantemente las cosas de un modo distinto.

Cuando crean que saben algo, deben mirarlo de un modo distinto. Aunque pueda parecer tonto o equivocado deben intentarlo. Cuando lean, no sólo consideren lo que el autor piensa consideren lo que Uds. piensan. Deben buscar su propia voz. Entre más esperen para empezar menos posibilidades tienen de encontrarla. Thoreau decía que la mayoría de hombres viven en desesperación silenciosa. No se resignen a eso. Libérense. No caminen por la orilla. Miren a su alrededor”.

Y yo me pregunto… ¿Cómo hacer para acordarnos de mirar la vida con ojos distintos, con ojos de primera vez cada día?

Si consigues seguir sorprendiéndote, eso es que conservas una parte importante del niño que fuiste… ¡cuídala; seguramente sea de lo mejor que tienes!

Sergio Fernández

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=iZExl1ge66w[/youtube]

 

X