Es muy tarde. Afuera hace mucho frío y no sé si nieva o llueve.

Y mientras aprovecho el silencio de la noche para leer y concentrarme en un gran libro que próximamente publicará un amigo, de repente me llevo una grata sorpresa: este libro cita una película que tenía casi olvidada pero que en su día me cautivó: El marido de la peluquera [Patrice Leconte].

Y acordarme de la existencia de esta película me ha transportado instantaneamente a mi vida de hace unos años y a cómo una secuencia aparentemente intrascendente de esta película me llegó hondo. Muy hondo.

Así que al recordar la existencia de esta cinta, no he podido ni querido evitar abrir el blog un instante para escribir este post  y compartirla contigo.

Llevo sin ver esta película muchos años así que no sé qué tal habrá envejecido pero en último término me da igual porque en su momento a mí me fascino. Y eso, para mí, ya es mucho.

Te dejo con la secuencia de la que te hablo…

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=FDj9-2Qo7cc&feature=related[/youtube]

Sergio Fernández

X