Para mí fue uno de los libros más influyentes de mi 2008.

Funky Business tiene una mirada sobre el mundo que, aunque algo acrítica sobre algunas cuestiones, tengo que reconocer que es arrolladora, incontestable, lúcida, trepidante, certera, necesaria…

Si necesitas un libro que te ayude a comprender el mundo en el que vivimos, si quieres un libro lleno de ejemplos divertidos, acertados e inspiradores del mundo que está viniendo para quedarse, Funky Business es tu libro.

Si tienes un adolescente en tu familia, alguien en paro o un emprendedor, este es su libro. Si te interesa seguir perfectamente preparado para un siglo que ya no existe, el XX, este NO es tu libro.

Honestamente, considero que Funky Business es uno de los mejores libros que me he encontrado últimamente. Y a razón de uno por semana, como media, ya me da tiempo a leer unos cuantos al año.

Estos días me apetecía releerlo. Te dejo con algunas de las notas que he sacado del primer capítulo de Funky Business:

– “Hemos ganado. Es la época del triunfo del capitalismo Hemos conquistado el mundo, de Pekin a Baltimore, de San Petesburgo a Singapur […] Pero hay un pequeño problema. Karl Marx tenía razón. […] Estaban en lo cierto porque suscribieron la teoría marxista según la cual los trabajadores debian poseer los bienes más preciados, los medios de producción clave. Ahora es así. Tal vez siempre fue así y no fuimos capaces de darnos cuenta de ello. Los trabajadores controlan los medios de producción. La primera parte de la revolución ha concluido. […] En una empresa moderna, el 70 u 80 por 100 del trabajo de los empleados depende de su intelecto. El principal medio de producción es pequeño, gris y pesa alrededor de 1.300 gramos. Se trata del cerebro humano.”

– El conocimiento es el nuevo campo de batalla de los países, las empresas y las personas. Si el conocimiento es poder, el poder está potencialmente en todas partes.

– La ventaja competitiva de una empresa de hoy pesa menos que el sueño de una mariposa.

– El jefe ha muerto. Ya no podemos creer en un líder que afirma saber más de todo y tener siempre la razón. […] La gestión mediante el miedo no funcionará. […] El puesto de trabajo ha muerto. […] La nueva realidad requiere de una mayor flexibilidad.

– La gente que tiene acceso a información relevante está empezando a desafiar todo tipo de autoridad.

– Las empresas con malas infoestructuras darán la misma sensación que ancianas de sesenta y cinco años corriendo un maratón olímpico con zapatos de tacón y traje de noche.

Organizar es el arte de conseguir que gente ordinaria haga cosas extraordinarias.

Por cierto, ¿te has fijado en el subtítulo del libro? ¡Me fascina! Dice así: El talento hace bailar al capital. Memorízalo bien porque puede cambiar tu vida.

Es impresionante la fuerza que tiene esta frase y lo bien que explica el cambio del mundo empresarial que ya está teniendo lugar…

Sergio Fernández

X