Para mí, una de las actividades más divertidas de la vida es aprender. Por ello, siempre que me entero de una buena formación o de un buen seminario o conferencia, hago lo posible por ir. Si después no me gusta, me levanto y me marcho. Aunque pocas veces me equivoco.

Por cierto, no se trata sólo de formarse en asuntos relacionados con tu campo profesional, sino también con otros intereses o actividades que te susciten interés. Adoptar esta costumbre te hará sentirte vivo porque aprender es inyectarnos vida en estado puro: nos hace sentir vivos y llenos de energía.

Tomar la costumbre de inscribirte varias veces al año en alguna formación te dará el pasaporte para conocer a personas maravillosas, para generar nuevas oportunidades y para incorporar valiosas ideas para tu vida personal y profesional.

Pues bien, cuando me enteré de que Harv Eker venía a España me apunté . Primero porque su libro Los secretos de la mente millonaria, que ya comenté en Pensamiento positivo me parece excepcional… un derroche de sentido común, un agitador de  conciencias y una invitación simpática pero eficaz a la reflexión y, sobre todo, a la acción.

Sergio Fernández

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?

X