Hace un tiempo me paso de nuevo…

Me bajé a escribir a una de mis cafeterías favoritas. Un sitio asequible, elegante, acogedor. Un pequeño descanso en medio de la jornada. Una oficina alquilada a dos cuarenta, té verde incluido. Un refugio solitario pero compartido en medio de un mediodía algo perezoso. Una pequeña concesión para evitar la siesta. Me encanta cometer este tipo de travesuras de hora y media.

Y allí me ha vuelto a pasar. En medio de murmullos sordos de otras conversaciones, de palabras que se desvanecen en el aire y de ruidos agudos de maquina de café he escuchado una canción que me encanta y que llevaba años sin recordar. Era Suedehead, de Morrissey. Un milagro. He cerrado los ojos un rato y la he disfrutado. Sólo eso. Y allí me ha vuelto a pasar: con los ojos cerrados me he dado cuenta de que es imposible no ser feliz cuando se consigue estar sólo en el presente.

Sé que empieza a ser un tema recurrente en Pensamiento positivo y en mis conversaciones pero es que creo que la vida se nos va como el agua de los bolsillos porque no nos damos cuenta de la magia de los momentos, de la presencia indiscutible del presente.

Quédate un rato mirando un árbol, o la lluvia caer o a otra persona hablar o en silencio. A mi me resulta muy difícil no sentir plenitud en ese instante, como cuando escuché esa canción. ¡Que poco necesitamos para ser felices!

¡Que idea tan extraña pensar que necesitamos algo que no tenemos para ser felices!

Si no eres feliz ahora mismo, no te engañes, no lo serás dentro de quince años.

Hemos dedicado este programa de Pensamiento Positivo a la felicidad y para ello hemos llamado a Santiago de Quiroga, autor del libro Estar bien y con Mónica Esgueva, autora de Los tres pilares de la felicidad.

A modo de aperitivo, tres claves para ser felices:

1. La importancia de relativizar.  ¿Dentro de diez años esto que tanto le preocupa seguirá siendo tan importante?

2. Aprender a celebrar. Uno es aquello a lo que le presta atención así que porque no prestar atención a las cosas bonitas de la vida. Celebrar es mandarle un mensaje muy claro a la vida [y la vida lo entiende bien]: ¡quiero más de esto!

3. Llamar a alguien y preguntarle qué tal está. Ya está, sólo esto.

Un programa lleno de ideas e inspiración para aprender a ser felices. Sí, se puede aprender a ser felices…

Sergio Fernández

Imagen de previsualización de YouTube

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?

X
Secured By miniOrange