¿Te gustaría descubrir las claves prácticas para alimentarte de manera sana, fácil y sabrosa? Alimentarse bien es una de las maneras que tenemos para disponer cada día de un elevado nivel de energía. Desde hace muchos años, sigo una serie de principios básicos para disponer de un alto nivel de energía y algunos de ellos, por supuesto, están relacionados con la alimentación.

Hoy entrevistamos a Ana Moreno, profesora del Máster de Emprendedores del seminario Alimentación para emprendedores, experta en enseñar a otras personas a vegetarianizar su dieta, autora de 27 libros sobre bienestar a través de la alimentación, Directora del Master en cocina y nutrición vegetariana 70% cruda de la Escuela de Cocina de Ana Moreno, Fundadora del Hotel Rural La Fuente del Gato y presentadora del programa de cocina 100% Vegetal de Digital Plus que nos mostrará ideas prácticas para que la medicina sea nuestra medicina y que la medicina sea nuestro alimento.

Para mí, comer de forma sana y sabrosa es un verdadero placer y he descubierto que se puede hacer más fácilmente de lo que suele pensarse. Aquí van algunas ideas:

1. Ingiere los productos de la manera más cercana a cómo la naturaleza te los ofrece. Evita en la medida de lo posible el consumo de latas, productos procesados, congelados… A tu cuerpo le cuesta mucho esfuerzo procesar esas sustancias y, por tanto, cuando lo hace, pierde salud.

2. Minimiza la ingesta de tóxicos. La salud, según el Ayurveda, es consecuencia de disponer de un cuerpo limpio, por tanto es preciso minimizar la ingesta de sustancias tóxicas y, si se hace, facilitar su expulsión… Entendemos por sustancias tóxicas el consumo de animales de manera regular, el consumo de leche y otro tipo de lácteos, el alcohol, el tabaco, los fritos, el pan no integral, el azúcar blanco… La idea es que es más importante lo que sacas de la dieta que lo que incluyes. Notarás, y te lo puedo decir basado en mi experiencia, un cambio significativo en tu vida si eliminas o minimizas el consumo de estos productos.

3. Antes de comer nada, pregúntate si tienes hambre. Es posible que tengas sed o ninguna de las dos. Quizá esto te sorprenda pero si antes de comer te preguntas si tienes hambre es posible que empieces a saltarte alguna comida o hacerlas cada vez más ligeras. Esta es una pregunta que me hizo cambiar mi alimentación a mejor.

4. Antes de ingerir nada, pregúntate ¿Qué haría una persona que se quiere a sí misma en esta circunstancia?

Estoy seguro de que vas a disfrutar de esta entrevista a Ana Moreno

Sergio Fernández

Y si te ha gustado este vídeo, es posible que también disfrutes de la entrevista que le hicimos a Ana Moreno en Pensamiento Positivo:

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=satYSdfKS1c[/youtube]

X