Estos días reflexiono sobre la consecuencia que tienen nuestras pequeñas acciones y sobre cómo no hay ninguna pequeña acción en este mundo que sea gratis: cada acción es la causa de un efecto posterior.

Tu cuerpo está compuesto por diferentes sistemas [digestivo, nervioso, circulatorio, linfático…] que a su vez están compuestos por diferentes órganos [corazón, hígado, intestino, cerebro…], cada uno de los cuales está compuesto por células. El cuerpo está formado por alrededor de 200 tipos de células, cada una de las cuales cumple su función en un entramado complejo, pero perfectamente organizada que permite que tu cuerpo funcione a la perfección.

El cuerpo humano lo forman alrededor de 50 billones de células y puede funcionar perfectamente siempre que cada una de ellas cumpla su función. Sin embargo, una sola célula puede acabar con un organismo si su actuación se descontrola o se vuelve desmedidamente egoísta. Un cáncer siempre empieza por una primera célula que enferma. En realidad, para que una célula pueda matar al organismo que la contiene el resto de células tienen que estar débiles puesto que su primera reacción será acabar con esta célula que ha perdido el sentido de su verdadera misión. Es decir que cada célula de entre más de 50 billones de ellas tiene la posibilidad de sanar o de enfermar a un cuerpo.

Si consideramos al Planeta como un cuerpo humano, cada uno de nosotros sería una célula y nos agrupamos para desempeñar diferentes funciones en órganos [empresas, asociaciones, países y organizaciones de todo tipo…]. Al igual que una sola célula puede destruir o sanar al cuerpo que la permite vivir, cada uno de nosotros tiene una responsabilidad enorme con los demás [el resto de células] y con el Planeta [el cuerpo] que le da alojamiento.

Por eso es tan importante que tomemos consciencia de para qué queremos abundancia económica. El dinero en si mismo es neutro pero lo que no es neutro es nuestra consciencia, que es creativa en esencia, y que hará algo con él.

Saber que eres como una célula y que formas parte de algo más grande que tú no significa que no puedas disfrutar del estilo de vida cómodo y abundante que deseas para ti y para tus seres queridos. Mi deseo es que disfrutes de los regalos que nos ofrece la vida. Mi deseo es que goces de una vida que merezca la pena ser vivida, contada y compartida. Mi deseo es también que hagas todo esto desde la consciencia sencillamente porque ninguna célula consciente matará al cuerpo que la permite vivir ni permitirá que otras alrededor suyo lo hagan.

Vivir exige de nosotros exige que nos preguntemos qué consecuencias tendrán nuestras acciones sobre el planeta constantemente. Los medios de los que dispone una persona que decide vivir con abundancia son potencialmente muy poderosos y decía Spiderman que un gran poder implica una gran responsabilidad.

Sergio Fernández

X