En Vivir sin jefe compartí 50 errores que cometí como emprendedor hasta 2009. Después de su publicación he cometido, por supuesto, muchos errores más y parte de ese camino lo comparto en el Seminario Vivir sin jefe, en el Seminario Vivir con Abundancia o en las conferencias que imparto cada año…

Hoy estoy feliz porque Vivir sin jefe ha publicado su 19º edición en español y te quiero regalar uno de los capítulos que más me gustan además de un par de conferencias con ideas y claves prácticas para vivir sin jefe que encontrarás al final del artículo…

Para mi, como emprendedor -también como persona- desenvolverse con soltura en la incertidumbre es una de los aprendizajes que antes o después todas las personas tenemos que hacer. Y cuanto antes se haga mejor, porque hacerlo te evitará echar una vida entera por la borda aferrado a una fantasía de seguridad que nunca ha existido y nunca existirá… Zambullirse y chapotear en la incertidumbre hará de tu vida una experiencia mucho más enriquecedora y excitante. Hará de tu vida algo que merece la pena ser vivido, experimentado y contado.

Te regalo un capítulo de Vivir sin jefe donde te invito a reflexionar sobre este asunto.

  1. INDIANA JONES Y EL SENDERO DE DIOS

No amar la incertidumbre

 Puedes analizar el pasado pero tienes que diseñar el futuro. [Edward De Bono].

Realizando las acciones sin apego el hombre alcanzará lo Supremo. [Bhagavad Guita].

En la película En busca del arca perdida hay una secuencia que expresa perfectamente la idea principal de este capítulo. Indiana Jones se pasa toda la película buscando a su padre, que a su vez lleva toda su vida investigando sobre el Santo Grial.

Cuando al final de la película ambos consiguen encontrar el lugar donde se encuentra el grial, Indiana debe superar aún tres pruebas más para poder tener acceso a éste. La última de estas tres pruebas se llama El sendero de Díos. La prueba consiste en tener que llegar al otro lado de un cañón de gran profundidad y que es sencillamente imposible de cruzar. Indiana duda. De hecho tiene un momento de duda y afirma: “Es imposible; nadie podría saltar esto”. Sin embargo, pronto se da cuenta de que se trata de un salto de fe. Su padre le dice “tienes que creer, hijo, tienes que creer”. Indiana se arriesga y aún pudiendo caer al abismo decide dar un paso sobre el vacío. Es una cuestión de fe. O se cree o no se cree. Al mismo tiempo que da el paso, un puente aparece sobre sus pies de la nada y gracias a éste consigue cruzar el barranco abismal y llegar hasta el ansiado Grial.

Para los emprendedores, el Grial vendría a representar el lugar donde nos queremos ver, ese estado ideal al que deseamos llegar. Pero sin fe no se tiene acceso al Grial.

Si no tiene fe en que todo va a salir bien, no podrá cruzar nunca el precipicio y sin cruzarlo no obtendrá la recompensa: el ansiado grial que en la práctica es ese contrato que tanto ansía o no tener que trabajar los viernes o mejorar cualquier otro aspecto de su vida o lo que quiera que sea que usted desee.

De verdad, si no ama la incertidumbre, si no tiene fe en sus capacidades y en que las cosas van a salir bien aún cuando haya tanta niebla que no sea capaz de ver más allá de medio metro, si no tiene esta capacidad, está abocado a pasarlo realmente mal como emprendedor. De hecho, hay dos cualidades sin las cuales no podrá sobrevivir con éxito como emprendedor. Una es la de tener una habilidades comerciales mínimas, una cierta inclinación hacia la venta. La otra es la de poder vivir tranquilamente con unos niveles de incertidumbre altos. Si no las tiene, debe entrenarlas. Si no las posee o las entrena, su vida como emprendedor no tiene ningún futuro.

Los taoistas hablan de que tenemos que desvincular la acción del resultado de la misma. Y con que sólo se llevase puesta esta idea cuando finalice la lectura de este libro, ya se llevaría mucho para su futuro como emprendedor. Lo importante es hacer cada pequeña cosa que haga lo mejor que pueda. Olvídese de los resultados concretos de esa acción. La vida es juguetona y transcurre por caminos insospechados. Usted haga las cosas bien y deje que las cosas sucedan. Comprobará que acaban por suceder. Quizá de manera diferente a la manera en la que hubiese deseado. Aunque a veces incluso de mejor manera.

Pero en el caso de que no ame la incertidumbre no podrá hacer lo anterior. Como emprendedor, antes o después habrá momentos en que las cosas irán mal y entonces no tendrá un comité de empresa al que protestar, un jefe al que criticar o unos compañeros que tienen la culpa de todo lo que ha pasado. Sólo le quedará usted. Usted sólo. Es la soledad del emprendedor. Lo podrá compartir con quien quiera pero aún así tendrá que apechugar usted solo. Entienda esto bien si está pensando en meterse a emprendedor porque hay personas que no soportan esta soledad. Sólo se me ocurre decirle una cosa: confíe en sus posibilidades y en que si ha hecho bien las cosas, los resultados acabarán por ser los adecuados. Lo que por cierto, insisto, no significa siempre los esperados.

Si usted no puede vivir tranquilo sin saber de qué va a comer dentro de seis meses significa que usted no puede ser emprendedor. Le podría decir que se prepare un currículum, que se preparase con un buen coach para poder superar con éxito entrevistas de trabajo y que se buscase un trabajo estable en una gran empresa. ¿A que ha oído esto alguna que otra vez? Pues bien es mejor que alguien le diga ya que todo eso es una gran falacia. Aún cuando opte por esta opción debe saber que los tiempos están cambiando y que formar parte de la plantilla de una empresa no le garantiza nada. Nada. Le podrán despedir, le pagarán 40 días por año trabajado en el mejor de los casos y se va a la calle al día siguiente. Ya está. Las empresas se compran y se venden, los mercados cambian y la vida está en constante cambio. Hoy en día formar parte de una empresa no significa nada porque esa empresa se podrá ir a pique incluso antes que su proyecto empresarial o le cambiarán el jefe o vaya usted a saber…

Una vez dicho lo anterior, no es menos cierto que como emprendedor, su nivel de incertidumbre será aún mayor. Ahora bien, son tantas las cosas que obtendrá a cambio de soportar esta incertidumbre… usted decide qué le compensa más pero yo insisto en que sin cierto amor a la incertidumbre no se puede ni se debe ser emprendedor.

 

En esta conferencia podrás encontrar más claves prácticas para poder Vivir sin jefe:

Imagen de previsualización de YouTube

Y en esta algunas ideas para adaptarte al nuevo paradigma laboral:

Imagen de previsualización de YouTube

Encontrarás más de 300 vídeos con conferencias, entrevistas y otros materiales para emprendedores en nuestro canal de Youtube del Máster de Emprendedores o en el Canal de Pensamiento Positivo. Aquí podrás escuchar los programas de Pensamiento Positivo sobre emprendedores.

Llevo años analizando y estudiando las claves prácticas que llevan a los emprendedores al éxito y a la felicidad. Ahora puedes aprenderlas en nuestro Seminario Vivir sin jefe con un precio excepcional y con garantía total de devolución. También en el Seminario Vivir con Abundancia o reservar tu plaza para la próxima edición del Máster de Emprendedores.

Sergio Fernández

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?

X