Cuando está camino de cumplir una década de vida, el libro para emprendedores Vivir sin Jefe, que publiqué en julio de 2009, me da una nueva alegría.

Hace poco que ha llegado a las librerías la 27ª edición de este libro que repasa los 50 errores más comunes de los emprendedores y que, casi diez años después, sigue siendo un referente para todos aquellos que desean empezar a trabajar por su cuenta.

Y lo más importante es que la intención con la que escribí el libro, divulgar desarrollo personal y profesional, continúa exactamente igual.

Para celebrarlo, en esta noche de Reyes Magos, te regalo un nuevo capítulo del libro.

Además puedes leer otros capítulos aquí…

Leer primer capítulo gratis

Capítulo 8. Indiana Jones y el sendero de Dios

Capítulo 11. ¿Hinchamos juntos una pompa de jabón?

Capítulo 24. ¿Una alita de pollo?

 

Capítulo 36. La gran enseñanza de Superman: escape de la Cryptonita. No eliminar los sumideros de energía

La mayoría de las personas gastan más tiempo y energías en hablar de los problemas que en afrontarlos [Henry Ford].

Si ha visto o leído Superman seguro que conoce la cryptonita. Entonces ya sabe lo que es un sumidero de energía.

Superman es capaz de hacer las mayores proezas y azañas sin que nada ni nadie pueda detenerlo. Sólo hay una cosa que puede frenarle: la cryptonita. Cuando Superman se acerca a ésta su poder innato disminuye. ¿Le sorprende si le digo que usted es como Superman y lo que le sucede es que está rodeado de cryptonitas? Vamos a identificar algunas de ellas para que pueda eliminarlas, recuperar su energía natural y ser como superman.

Algunas de las personas con las que se relaciona, de los alimentos que toma y de las actividades que normalmente desarrolla son sumideros de energía.

Le sientan tan mal como la cryptonita a superman. Un sumidero de energía es algo que le deja sin fuerzas, sin ganas de emprender nuevas actividades. Es cualquier cosa que le resta parte de su poder innato para sacar ideas adelante. Todos estamos rodeados de cryptonitas. El problema de esto es que no estamos entrenados para detectarlas.

La idea, claro, va a ser eliminar estos sumideros de energía. Tiene que huir de ellos como el diablo lo hace del agua bendita. Si no está rebosante de energía y de vitalidad no podrá sacar su trabajo adelante. Tampoco el resto de los aspectos de su vida.

Cuando una persona tiene un problema, sucede con frecuencia que lo que desea es solucionar no tanto éste como sus síntomas. A alguien le duele el estómago y en lugar de preguntarse por los motivos que se lo han podido ocasionar, lo que hace es tomarse una pastilla. Y esta dinámica simplista es la que aplicamos al resto de aspectos de nuestra vida. Por eso a veces tengo clientes que me dicen que quieren mejorar su negocio o su trabajo porque allí tienen problemas [los síntomas] pero no quieren tocar ningún otro aspecto de su vida. Y así es imposible.  Somos seres holísticos y eso supone que un cambio en una parte afecta a todas las demás de la misma manera que un problema en una de las partes afectará a las demás.

Es como si a alguien le doliera la cabeza porque tiene resaca y en lugar de dejar de beber alcohol, redoblara la cantidad de aspirinas que toma cada mañana. De locos.

Una de las mejores maneras que se me ocurren de que una persona tenga éxito en las diferentes áreas de su vida es disponer de toda su energía al cien por cien. La cuestión por tanto va a consistir en suprimir todo aquello que le esté restando energía, sea lo que sea. ¿Está dispuesto a ello o prefiere sólo eliminar el síntoma?

Tomar decisiones en el momento

Una de los mayores sumideros energéticos que conozco en lo laboral es postergar la toma de decisiones. Un emprendedor debe especializarse en tomar decisiones con agilidad y criterio. Si es usted una de esas personas que no decide en el momento qué va a hacer, debe saber que eso le resta una energía valiosísima que podría estar destinando a cualquier otro asunto. Cuando le llamen, le llegue un correo electrónico o le pidan u ofrezcan algo, tome por costumbre decidir siempre en el momento. ¡Qué respiro!

Si esto no le resulta posible porque tiene que hablar con otra persona o porque debe consultar algo, hágalo lo antes posible. Si posterga cosas, acabará por tener una montaña de cuestiones por resolver. Hágalo o no lo haga pero decida lo antes posible.

En el fondo este capítulo se puede resumir a una línea: hágalo o no lo haga. Eso es todo. No dude. Arriésguese a equivocarse.

Deje de decir tengo que… Si tiene intención de hacer algo, póngale fecha en el calendario o hágalo en el momento pero deje de echarse cuestiones a la espalda que finalmente luego no hace o tarda demasiado en hacer. Restan demasiada energía que podría estar empleando en cualquier otra cosa. Es agotador.

Cuando le llegue un e-mail, una llamada o un encargo, instantáneamente acostúmbrese a tomar una decisión, que puede ser:

– hacerlo en el momento,

– decidir no hacerlo nunca,

– postergarlo por una razón justificada y ponerle una nueva fecha a la decisión,

– delegarlo en otra persona.

Esta práctica la aprendí de la persona con la que yo descubrí el coaching. Él sabía que tomar decisiones en el momento es una de las mejores maneras conocidas de estar siempre rebosante de vitalidad. De hecho él lo estaba. Trabajábamos juntos en una empresa pública dependiente de un gobierno municipal de Londres y durante aquel tiempo fueron muchas las propuestas que discutimos para mejorar el servicio que prestábamos a las empresas clientes de la organización. Lo que no dejó de sorprenderme ni un solo día en todo el tiempo que pasé allí fue la agilidad con la que siempre tomaba la decisión al respecto de qué hacer como jefe de su organización. Siempre era o de manera instantánea o en cuestión de horas. Lo que a veces llevaba incluso varias llamadas se acababa por solucionar de manera podríamos decir casi que inmediata. Se hacía o no se hacía. Punto. Fascinante. Desde entonces, y ya hace tiempo de esto, actúo siempre que puedo así. Es tan tranquilizador. Me sienta tan bien…

Por cierto, si decide adoptar este enfoque seriamente, pronto comprobará que se verá obligado a decir que “no” con cierta frecuencia. Permítase el lujo de hacerlo. Sea travieso y diga que “no”. Quítese de en medio actividades que no le llevan a ninguna parte. Respete sus objetivos. Sea selectivo. Hágalo o no lo haga. Aprenda a decir que “no”. ¡Que gozada! Ahorrará una gran cantidad de energía que podrá emplear en lo que realmente desea.

Hágalo o no lo haga. Ahí está el meollo.

Mi propuesta es que elimine todos los sumideros de energía con los que tiene que lidiar cada día. Algunos sólo los conoce usted, otros son comunes a casi todas las personas. Otros muchos van apareciendo a lo largo de la vida y hay que entrenarse para detectarlos según vayan apareciendo:

– Elimine objetos y tareas pendientes de realización de su vida. Revise el capítulo 9 donde hablábamos de este ejercicio.

– Alcohol y tabaco. No le digo nada nuevo pero si supiera lo destructivos que son realmente y el esfuerzo al que supone a su organismo para eliminarlos y procesarlos quizá querría replantearse su relación con ellos.

– Mala alimentación. La mayoría de nuestro cuerpo es agua. Por eso es recomendable tomar alimentos ricos en agua y que además suelen ser los que la naturaleza nos regala de forma abundante. Un pastel rico en azúcares puede estar todo lo sabroso que usted quiera pero no es algo que la naturaleza ponga al alcance de la mano de manera sencilla. Todo lo que necesita para vivir lo podrá encontrar en frutas, verduras, legumbres y frutos secos si los combina de forma apropiada. Personalmente, lo que hago es tomar sólo de manera muy excepcional otro tipo de alimentos. De esa manera sé que no me resultan dañinos y los disfruto. Una mala alimentación es una de las prácticas más destructivas y sobre la que menos conciencia se tiene normalmente.

Puede arreglar todos los aspectos de su vida pero como se olvide de la alimentación, todo lo demás no funcionará o acabará por no hacerlo.

Una mala comida le mantendrá el estómago toda la tarde funcionando sin ninguna necesidad. Y esta práctica, llevada a cabo con regularidad, le está desgastando. Coma con inteligencia. Hay cientos de libros que podrán ayudarle a encontrar una manera más sensata de alimentarse. Como regla general le recuerdo el principio de Hipócrates: “Que el alimento sea tu medicina y que tu medicina sea tu alimento”. Para mi, comenzar a alimentarme bien ha sido una de las mejores maneras que he encontrado de estar siempre rebosante de energía. Y notará la diferencia sólo con eliminar de su dieta durante un tiempo las sustancias tóxicas que le están minando.

– No decir lo que tiene que decir en el momento. Si tiene algo que decirle a alguien, hágalo. No lo deje para mañana. Encuentre el momento. Sino lo encuentra, cree el momento y dígaselo. De manera respetuosa pero hágalo. No se permita el innecesario lujo de mantener conversaciones consigo mismo. Son un brillante sumidero de energía. No se guarde cosas que le desgastan. Si tiene alguien que le ha hecho o le ha dicho algo que le ha molestado, dígalo. La mejor manera que se conoce de no tener cuentas pendientes es decir las cosas en el momento, cuando aún no han crecido. En el momento resulta fácil y además evita que las cosas crezcan.

– Las habladurías, los cotilleos y hablar de terceros sin que estén delante. Elimínelos inmediatamente. Un proverbio árabe afirma: hable sólo cuando esté seguro de que lo que va a decir es más bello que el silencio. Criticar a otras personas sin que estén delante no es más bello que el silencio. Minará su energía así como la confianza que las otras personas depositan en usted; si habla de terceros en su ausencia, su interlocutor pensará que quizá haga lo mismo cuando él no se encuentre delante. Y lo pensará con razón.

Aunque piense que no puede cambiar su vida de manera radical y empezar a hacer o dejar de hacer muchas de las cosas de las que hablamos aquí, ha de saber que con el mero hecho de poner la atención sobre las acciones que hace o que deja de hacer, ya está, de alguna manera cambiando. El principio de indeterminación de Heisenberg ofrece un nuevo paradigma científico: no se puede observar algo sin implicarse. Las cosas no existen hasta que se observan. Es decir, que el suceso no ocurre al margen del espectador del mismo sino que la mera observación influye sobre el desenlace de lo observado.

Dedíquele un rato a esto porque podría cambiar su vida. Apasionante.

Por ello, aunque a priori haya cosas que no cambie, el mero hecho de poner atención sobre las mismas, acabará por cambiar el desenlace de las mismas. Los pensamientos son las semillas de las acciones. Si usted piensa de una manera y piensa que algo es lo correcto, acabará por comportarse, antes o después de esa manera. Sino acabará por cambiar su manera de pensar. Pero no se puede funcionar de una manera y pensar de otra por tiempo indefinido.

En otra parte del libro, hablábamos de las consecuencias inesperadas de ciertas acciones. Cuando pruebe las propuestas de este capítulo, comprobará que son muchos los cambios que se producen en otros aspectos de su vida. No hay ningún cambio que sea pequeño porque cualquier pequeño cambio afectará siempre otros aspectos de su vida. Es el efecto mariposa. Una pequeña victoria atrae otras más grandes porque al igual que la mala suerte llama a la mala suerte, el éxito llama al éxito.

Empiece por una pequeña victoria y deje que las más grandes llamen a su puerta. Lo harán.

 

Puedes leer capítulos gratis de Vivir sin miedos aquí o leer capítulos gratis de Misión Emprender aquí

Sergio Fernández

PD: Y si quieres seguir aprendiendo con nosotros, estas son las próximas formaciones que ofrecemos…

VIVIR SIN JEFE
Claves prácticas sobre las siete áreas clave de éxito para [email protected] en el seminario Vivir sin jefe¡Garantiza tu plaza ahora para aprender y pasar un fin de semana inolvidable en la próxima edición de junio de 2019!

Encuentra aquí el tipo de entrada que más se ajusta a ti [VIP, General o Reducida].

VIVIR CON ABUNDANCIA
Puedes aprender a relacionarte mejor con el dinero y a transformar tus resultados económicos en el seminario sobre abundancia y finanzas personales Vivir con abundancia. ¡Próxima convocatoria: mayo de 2019!

Encuentra aquí el tipo de entrada que más se ajusta a ti [Entrada VIP, General, Reducida].

VIVIR CON ABUNDANCIA ONLINE DESDE CASA
Accede al seminario online desde cualquier parte del mundo.

seminario vivir con abundancia

VIVIR SIN JEFE ONLINE DESDE CASA
Accede al seminario online desde cualquier parte del mundo.

Seminario Vivir sin Jefe

MÁSTER DE EMPRENDEDORES
22 ediciones avalan el que posiblemente sea el mejor programa para emprendedores en España. Ya está abierto el plazo de inscripción de las nuevas ediciones del Máster de Emprendedores [Madrid y Barcelona]. Últimas plazas para las ediciones de enero y abril. ¡Aprovecha la oferta actual!

Máster de Emprendedores

MÁSTER DE DESARROLLO PERSONAL
Conócete a ti [email protected] en este proceso de desarrollo personal a través de nuestro sistema de 7 pasos [autoconocimiento, cuerpo y salud, emociones, relaciones, trascendencia, carrera profesional y dinero].

¡Ya puedes reservar tu plaza en la próxima edición del Máster de Desarrollo Personal! [Madrid y Barcelona]. Últimas plazas para la edición de abril de 2019.

X