Días zen

Un amigo me comentaba recientemente que a un coche que tenía hace algún tiempo se le estropeó el claxon y que eso le convirtió en un conductor zen. Si otro coche, me comentaba, le cerraba en doble fila, lo único que podía hacer era esperar a que la persona decidiera...
X