Nunca volveré a ser joven

No sé cuál es la fórmula de la felicidad pero sé que uno de sus componentes, sin duda, es “expectativas cero”. Y así es como fui a ver la película El cónsul de Sodoma: con expectativas cero. Y, sin embargo, ha acabado siendo un regalazo. Aunque lo cierto...
X