Top ten primaveral

Top ten primaveral

Anoche, después de cenar, tenía pensado seguir escribiendo mi próximo libro. Escribir un libro es como atarse una bola de presidiario a la pierna, acercarse a un precipicio y tirar la bola. Al principio da cierta pereza llevar la bola hasta el precipicio pero una vez...

Desde hoy me quedo en barbecho

Recuerdo, y de esto no hace tanto, un tiempo en el que Madrid cerraba por agosto. Recuerdo un tiempo, no tan lejano, en el que el fenómeno de agosto nos parecía tan asombroso a los que nos quedábamos en Madrid, que, como niños, jugábamos a tumbarnos en las calles...
X